Dios desea bendecirnos poderosamente

Hoy es el día para renunciar a una vida de maldiciones y movernos en una dimensión diferente, gracias a la obra que Cristo ya hizo en el Gólgota.


Por Fernando Alexis Jiménez | Instagram @RadioBendiciones

Usted y yo fuimos concebidos por Dios para ser bendecidos. Y junto con nosotros, la familia. Esto incluye a nuestro cónyuge, hijos y toda la generación que vendrá. Es algo maravilloso que ha estado en los planes de Dios desde antes de la creación del mundo.

Millares de personas en el mundo se resisten a aceptarlo. Sin embargo, es real. Basta que leamos Deuteronomio 28: 1, 2 y 15, para que entendamos que cada quien decide si recibe esas poderosas bendiciones del Creador o las maldiciones, producto del pecado.

Compartimos con usted 5 razones por las cuales todo el bien, proveniente del Padre, es para usted:

  • Desde el Jardón del Edén las bendiciones estuvieron en los planes de Dios para su pueblo (Génesis 1: 28)
  • La maldición vino sobre el género humano como consecuencia del pecado (Génesis 3)
  • Satanás solo vino a hurtar, matar y destruir, pero Jesús nos trae redención (Juan 10: 10; Hechos 10: 38)
  • Por su obra redentora, nuestro amado Salvador Jesucristo restauró las bendiciones (Juan 10: 10 b)
  • El Señor Jesús al morir en la cruz nos redimió de toda maldición (Gálatas 3: 13)

Hoy es el día para renunciar a una vida de maldiciones y movernos en una dimensión diferente, gracias a la obra que Cristo ya hizo en el Gólgota. Si Dios el Padre desea bendecirlo, experimente esas bendiciones de manera permanente. Son para usted y su familia. Aprópiese de esa palabra.

Si aún no ha recibido a Jesucristo como su único y suficiente Salvador, hoy es el día para hacerlo. Permítale también que gobierne sobre su hogar. Es la mejor decisión que puede tomar.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa «Vida Familiar»» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *