Es probable que usted esté camino del infierno y no se haya percatado.

Hay un distintivo de la “puerta hacia el infierno” y es que tiene muchas presentaciones, todas ellas atractivas. Lo grave del asunto es que, probablemente, usted esté caminando en esa dirección y no se haya percatado de las consecuencias que tendrá para su alma.


Por Fernando Alexis Jiménez | Instagram @RadioBendiciones

¿Sabía que en el mundo hay dos lugares sorprendentes que tienen como común denominador el mismo nombre? Sí, se les conoce como “Puerta hacia el infierno”. Se encuentran distantes entre sí, pero encierran una historia singular.

El primero es el pozo de Darvaza. En 1971 un grupo de geólogos rusos exploraron la zona del desierto de Karakum en Turkmenistán. Lo que en realidad buscaban eran campos petrolíferos. La historia cuenta que durante la exploración inicial los especialistas estaban tan contentos por todo el hidrocarburo que encontrarían, que no midieron las consecuencias.

Perforaron un área cavernosa, una cueva natural que incluía un resquicio de gas natural que finalmente cedió. Como resultado, el desmoronamiento del suelo se llevó consigo todo el equipo de perforación con el que contaban, creando un enorme sumidero de más de 60 metros de diámetro y 30 metros de profundidad.

No hubo muertos, pero del hoyo que crearon salía gas natural, compuesto principalmente de metano.

Movidos por el susto, prendieron fuego para extinguir el gas. En unas semanas, como mucho, el fuego se extinguiría cuando el yacimiento de gas hallado por error se consumiera. Lamentablemente, sus cálculos no fueron del todo afortunados, porque el cráter sigue encendido desde 1971.

El segundo lugar es el cráter de Batagaika, en Siberia, una de las regiones más apartadas de Rusia.

Muchos de los pobladores temen acercarse al lugar debido a que consideran que puede tener una conexión con lo que llaman el «mundo bajo». Tiene cerca de 85 metros de profundidad y un kilómetro de largo. Su forma se asemeja a la silueta de una medusa y es un fenómeno insólito en medio de las extensas tierras siberianas, también conocidas en Rusia como el ‘Lejano Oriente’.

Aunque se podría pensar que su origen data de millones, o al menos miles, de años, su aparición se dio en la década de 1960. En esos años, un pedazo de bosque se despejó mientras la tierra comenzó a hundirse y el hielo que había en la superficie se derritió.

Este proceso se agravó debido al calentamiento global, que deteriora cada vez más las capas de hielo siberianas. De hecho, en el 2008 se registró una serie de grandes inundaciones que acabaron aumentando el de por sí enorme tamaño de la depresión. Los expertos calculan que cada año crece más de diez metros, pero hubo años en los que se llegó a expandir hasta 30 metros.

¿EXISTE EL INFIERNO?

Alrededor de la pregunta de si existe el infierno, se han tejido muchas discusiones. Muchos afirman que no, otros precisan que sí. Pero, ¿existe?

Sí existe, porque así lo leemos en las Escrituras. Puede encontrar referencias en Apocalipsis 20:10, Mateo 25:41, 2 Pedro 2:4, Isaías 33:14, Salmos 9:17, Ezequiel 32:27,  Mateo 5:29,  Mateo 10:28, Proverbios 15:24,  Proverbios 23:14,  Proverbios 5:5,  Proverbios 9:18,  Apocalipsis 19:20, Mateo 13:40-42,  Deuteronomio 32:22,  Marcos 9:42-48, Apocalipsis 20:15, Marcos 9:43-48, entre otros pasajes.

Ahora bien, el Señor Jesús enseñó que hay una “puerta hacia el infierno”, y advirtió que muchas personas se encaminan a ella:

«Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran.» (Mateo 7: 13, 14 | Nueva Versión Internacional)

Sin proponérselo, o quizá de manera consciente, multitudes entran por esa puerta y su final será la perdición por la eternidad.

LA PUERTA HACIA EL INFIERNO ES ATRAYENTE

Hay un distintivo de la “puerta hacia el infierno” y es que tiene muchas presentaciones, todas ellas atractivas y que están representadas en aspectos como:

  • Falta de principios y valores
  • Ataduras y visiones a los que no queremos renunciar.
  • Inmoralidad sexual: pornografía, adulterio, fornicación, homosexualidad y las múltiples aberraciones que se practican en nuestro tiempo, con la anuencia de una sociedad sin temor de Dios.
  • El distanciamiento y la aversión a Dios y a Su voluntad.
  • Y, por último, para mencionar solo algunos elementos de la enorme lista, citamos el involucramiento de las personas en las prácticas ocultistas.

La “puerta hacia el infierno” permanece abierta. Y así permaneceré por mucho tiempo. Lo grave del asunto es que, probablemente, usted esté caminando en esa dirección y no se haya percatado de las consecuencias que tendrá para su alma, en el presente y por la eternidad.

Es hora de hacer un alto en el camino. No siga dando pasos hacia la perdición. Vuélvase a Dios. Reciba a Jesucristo en su corazón y líbrese de la condenación. Hoy es el día para tomar esa importante decisión.

Escuche las transmisiones del Programa “Vida Familiar”

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *