Dios nos lleva a la victoria

Los ganadores desarrollan grandes metas. No tienen facultades extraordinarias, sino visión y una capacidad excepcional de perseverancia. Y, además, un común denominador: depositan toda su confianza en Dios.


Por Fernando Alexis Jiménez | Instagram @RadioBendiciones

En la historia de la humanidad hay hombres y mujeres que se convirtieron en leyenda. No porque facultades excepcionales, sino porque se fijaron metas y, pese al mucho esfuerzo y frustraciones, lograron avanzar y llegar a nuevos niveles.

Tenían las mismas oportunidades y potencialidades que usted y yo, pero entendieron que fueron creados con un propósito, en los planes eternos de Dios.

Una de esas personas fue Musa Alami. Después de haber tenido muchas posesiones y reconocimiento social, lo perdió todo en la guerra. Y debió comenzar de nuevo, a partir de cero.

Sin embargo, eso no es lo excepcional. Al fin y al cabo, muchas personas han atravesado por la misma situación. Lo excepcional es que no se dejó vencer por las circunstancias, sino que emprendió nuevas metas.

LOS GRANDES COMIENZOS A PARTIR DE LA NADA

Musa Alami obtuvo en comodato un terreno de veinte kilómetros cuadrados. Era pleno desierto. Cavó pozos profundos para sacar agua.

A su alrededor, todos creían que estaba loco. Sin embargo, él persistió. Después de muchos meses de esfuerzo y dedicación, tenía suficiente agua para regar los plantíos.

Nuevamente fue próspero y dedicó su vida a ayudar los refugiados y a los huérfanos.

Él encontró un propósito para su vida. Ahora, pregúntese: ¿Ha encontrado usted el propósito para su vida? ¿Piensa pasar sus años sin pena ni gloria hasta que parta a la eternidad? Hoy es el día oportuno para hacer un alto en el camino y evaluarnos.

Decídase a alcanzar grandes metas. Hágalo por usted y por el bienestar de los seres que ama: su cónyuge, sus hijos y las personas de su entorno.

No hay nada más gratificante que marcar la vida de los demás con huellas positivas, transformadoras.

Cuando leemos la Palabra de Dios, encontramos:

“! Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena; despierto, y aún estoy contigo.» (Salmo 139: 17, 18 | RV 60)

Dios nos creó con un propósito desde antes de la eternidad y, si estamos en el centro mismo de Su voluntad, nos llevará a la victoria, cualquiera sean los planes que emprendamos. No habrá metas imposibles. Todo obrará a nuestro favor.

Si aún no ha recibido a Cristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Y una segunda sugerencia: lea la Biblia. Allí encontrará los principios necesarios para experimentar una vida plena.

Escuche las transmisiones del Programa “Vida Familiar”

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *