No podemos permitir que el pasado nos impida avanzar.

Vivir atados al pasado nos impide avanzar. Es tiempo de renunciar al ayer con ayuda de Dios. ¡Nos espera una vida maravillosa! Viva el presente, conforme a Su voluntad.


El 9 de junio del 2020 se cumplieron 150 años del fallecimiento del Charles Dickens, afamado escritor inglés, autor de 14 novelas, entre ellas “Cuento de navidad” y “Oliver Twist”, que se publicó en un diario por entregas periódicas.

Su historia evidencia lo que significa sobreponerse a la adversidad. Su padre fue encarcelado por deudas. A los diez años, Charles debió trabajar en diferentes ocupaciones, entre ellas una fábrica de betún para mantenerse y, de paso, ayudar a cancelar lo que debía su progenitor.

No tuvo formación académica, pero adquirió conocimientos literarios cuando trabajó en un taller tipográfico londinense en donde se imprimían periódicos y libros.

Dickens se vinculó como reportero en semanarios locales y desarrolló sus aptitudes para escribir.

Su historia de vida se ve reflejada en los relatos, en donde consigna temas como la pobreza, la desigualdad social, la solidaridad y la explotación infantil.

Después de haber probado las aguas amargas de la miseria, Charles Dickens llegó a ser rico y famoso.

LOS ERRORES DEL PASADO

Pero detrás de todo lo maravilloso que rodeó la vida de Charles Dickens cayó el adulterio con una actriz y llegó a calificar de demente a su esposa, con la que había tenido diez hijos.

Ese error moral marcó su vida y empañó su vida. De hecho, hay quienes lo recuerdan más que como literato, como alguien que cometió errores al interior de su hogar.

¿Qué podríamos decir de su vida? Todos tenemos un pasado y ese pasado puede pintar con densos nubarrones el presente. Es más, puede perseguirnos como una sombra gigantesca. Es necesario superar esa situación porque los equívocos nos pueden impedir avanzar.

¿QUÉ HACER?

Hay dos fundamentos que debemos tener en cuenta: el arrepentimiento y a firme decisión de no volver atrás.

El único que nos puede transformar es Dios, como bien lo explicó el rey David:

“Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado.  Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí.” (Salmo 51: 2, 3 | RV 60)

Es nuestro amado Señor quien trae cambios permanentes. Nos permite asumir una nueva condición, con pensamientos y acciones renovadas.

Vuelva su mirada a Él. A propósito del Señor Jesucristo, ¿ya le abrió las puertas de su corazón? Hoy es el día para que lo haga. Permítale que transforme su existencia. Prendidos de Su mano, iniciamos ese maravilloso viaje hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar que no solo anhelamos, sino que necesitamos.

Si desea escuchar el Programa «Vida Familiar», haga Clic Aquí.

También puede escuchar estas micro emisiones a continuación:

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *