Dios desea bendecirnos

Gracias a la obra redentora del Señor Jesús en la cruz, se rompió la maldición que pesaba sobre nosotros y fuimos hechos herederos de las bendiciones de Abraham.


Por Fernando Alexis Jiménez

Con mucha frecuencia y al hablar de las bendiciones, las personas inmediatamente asocian bendiciones con prosperidad económica. Y en cierta medida puede ser, pero las bendiciones van mucho más allá.

El alcance de las bendiciones es ilimitado. Está ligado, también, a la buena salud, las relaciones interpersonales gratificantes, gozar de un empleo estable y, ver entre otras cosas, cómo se abren puertas cuando iniciamos algún emprendimiento. El abanico es ilimitado.

¿QUÉ NOS IMPIDE RECIBIR LAS BENDICIONES?

Si partimos de un presupuesto real, contenido en la Palabra, y es que las bendiciones están prometidas para el pueblo de Dios y se materializan cuando las creemos y nos movemos en la voluntad de Dios, debemos considerar que hay barreras que nos impiden recibirlas. ¿Cuáles son? Enumeramos algunas de ellas:

  • La falta de fe
  • El pecad en el que incurrimos deliberadamente
  • Los pecados ocultos
  • La ambición de únicamente recibir prosperidad económica
  • El egoísmo
  • La avaricia

LAS MALDICIONES FUERON ROTAS

Gracias a la obra redentora del Señor Jesús en la cruz, se rompió la maldición que pesaba sobre nosotros y fuimos hechos herederos de las bendiciones de Abraham:

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.” (Gálatas 3: 13, 14 | RV 60)

¡Esa es una noticia maravillosa! Nos anuncia que usted y yo somos llamados ahora a recibir incontables bendiciones.

Cuando estamos en el centro mismo de la voluntad de Dios, Él nos bendice a nivel personal, familiar y económico, como leemos en las Escrituras:

“Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.” (Job 1: 9, 10 | RV 60)

Ahora bien, cuando somos prosperados por el Señor, esa prosperidad es duradera. Incluso, sin temor a equívocos podemos decir que alcanza a nuestra generación familiar:

“La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.” (Proverbios 10: 22 | RV 60)

Hoy es el día para que se decida a caminar en esas bendiciones. Entrar en una nueva dimensión. Lo ha prometido Dios en Su Palabra y Él lo cumple.

No podríamos concluir sin antes invitarle para que le abra las puertas del corazón al Señor Jesucristo. Él es quien trae cambios profundos y duraderos a su vida personal, espiritual y familiar. Recíbalo hoy como su Señor y Salvador.

Escuche las transmisiones del Programa “Vida Familiar”

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *