Nuestra primera responsabilidad es ser agentes de transformación en el hogar. Y un primer elemento, transmitir palabras edificantes a nuestro cónyuge e hijos.


Por Fernando Alexis Jiménez | Instagram @RadioBendiciones 

A través de las palabras edificamos o destruimos a nuestra familia. Jamás alcanzaremos a dimensionar el poder que encierra lo que decimos.

Cónyuges motivados e hijos dispuestos al triunfo, tomaron como punto de partida palabras oportunas, pronunciadas en el momento indicado y con un propósito específico.

En la Biblia, que es el libro de los triunfadores, leemos:

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.” (Proverbios 18:21 | RV 60)

En el eterno plan de Dios están hombres y mujeres –de cualquier edad—orientados hacia el cambio.

En ese orden de ideas, ¿qué debemos hacer?

  • Hacer un alto en el camino para evaluarnos honestamente.
  • Identificar qué palabras y términos inapropiados acompañan nuestras expresiones.
  • Disponernos al cambio con ayuda de Dios.
  • Perseverar en el propósito, prendidos de la mano del Señor Jesucristo.

A propósito del Señor Jesucristo, ¿ya le abrió las puertas de su corazón? Hoy es el día para que lo haga. Permítale que transforme su existencia. Prendidos de Su mano, iniciamos ese maravilloso viaje hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar que no solo anhelamos, sino que necesitamos.

Si desea escuchar el Programa «Vida Familiar», haga Clic Aquí.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *