Es importante aprender a perdonar, con ayuda de Dios, a nuestro cónyuge.

Es importante que evaluemos cómo nos encontramos hoy en la relación conyugal y nos dispongamos a perdonar a nuestra pareja.


Por Fernando Alexis Jiménez | Instagram @RadioBendiciones 

¿Sabía usted que con el paso de los años en la relación conyugal el amor se pierde y se agiganta la falta de perdón? Son dos fenómenos comunes. Quizá los esté viviendo y es necesario, abordarlos y corregirlos. Y aprenderá principios transformadores para su vida.

En primer lugar, es necesario hace un alto en el camino y preguntarse:

  • ¿Por qué ha permitido que su conexión emocional se haya resquebrajado con su cónyuge?
  • ¿Por qué, en medio de la crisis actual, ha permitido que tomen fuerza recuerdos de los malos momentos que vivió a su lado?

Lo único que logra es vivir atado al pasado y, de paso, anidar rencor y resentimiento hacia la persona que Dios puso a su lado para que fuera una bendición.

Quizá se pregunta, ¿por qué debo perdonar a mi cónyuge?

  1. Porque Dios lo manda. Lo leemos en “…perdona, si tienes algo contra alguno…” (Marcos 11:25; Juan 14:15)

El apóstol Pablo en Colosenses 3:13 escribe:

 “De la manera que Cristo les perdonó a ustedes, así también háganlo ustedes.”

  1. Si no perdona, no tiene derecho a pedir perdón de Dios (Mateo 6: 12)
  2. Quien no perdona a su cónyuge, permanece atado a la amargura. Así lo enseña la Palabra: “A su alma hace bien el hombre misericordioso; más el cruel se atormenta a sí mismo.” (Prov.11:17).
  3. La falta de perdón nos impide creer en la relación conyugal (1 Pedro 3:8)
  4. Perdonar es el primer paso para una nueva vida.

Jamás pierda de vista una realidad: perdonar es una decisión. Usted puede hacerlo, no en sus fuerzas sino con ayuda de Dios, acogiendo lo que enseñó el apóstol Pablo: “… sean benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándose unos a otros, como Dios también les perdonó a ustedes en Cristo.” (Efesios 4:32).  

En la decisión de perdonar a su cónyuge, deberá perseverar.

Un ejemplo claro de esta determinación, lo ofreció Micheli Schlosser, una joven brasilera  de 25 años. Su pareja le disparó cinco veces. El día del juicio, en medio de la audiencia, ella le expresó su perdón y lo abrazó. Su compañero sentimental, Rafael Posselt, no sabía qué decir. La noticia le dio la vuelta al mundo. El hombre fue condenado a 7 años de cárcel, pero la escena, jamás la olvidará.

Todos deseamos una vida gratificante en la relación conyugal. Es posible. La cuota inicial para esa vida con propósito, es el perdón. Y hoy es el día para hacerlo. Tome la decisión. Prendido de la mano del Señor Jesucristo, podrá lograrlo.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa «Vida Familiar»» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *