Dios nos liberta de las cadenas

Dios sabe lo que necesitamos para vivir en victoria en este mundo lleno de maldad. De hecho, Él es el único que lo sabe. Las personas alrededor no pueden decirnos cómo vivir victoriosamente, pues no lo saben. Pero Dios sí.


Por Fernando Alexis Jiménez| Twitter @BendicionesNet

Un día cayó preso. El que menos esperaba, de aquellos que no marcamos de un color especial en el calendario. Algo inesperado. Cristian Ferney Castro trasgredió la ley. Y lo aceptó. Pero allí en la prisión donde pagó 13 meses, compartió entre agentes de policía caídos en desgracia, igual que él, los principios del evangelio. No desperdició oportunidad para hablarles de Jesucristo. Esa tarea se convirtió en un aliciente para su vida, hasta completar la pena.

Las rejas no pudieron detener su verdadera naturaleza. Desde muy joven había predicado en las calles del Distrito de Aguablanca, en el oriente de Cali. Lo hizo con pandilleros y personas inmersas en las drogas. Les compartió sobre el Jesucristo Dios, el único que rompe las ataduras a cualquier vicio.

¿Por qué lo hizo? Su respuesta no se dejaba esperar: “Porque es mandato del Señor”, decía. Traía a memoria el pasaje bíblico:

«Pues éste es el [verdadero] amor a Dios: que obedezcamos sus mandamientos [manteniendo Sus ordenanzas, pensando en Sus preceptos y enseñanzas]. Y sus mandamientos no son difíciles de cumplir» (1 Juan 5:3| Versión Ampliada)

Dios sabe lo que necesitamos para vivir en victoria en este mundo lleno de maldad. De hecho, Él es el único que lo sabe. Las personas alrededor no pueden decirnos cómo vivir victoriosamente, pues no lo saben. Pero Dios sí. Él hace que las cosas salgan bien aun en medio de las tinieblas, y si seguimos las instrucciones, los mandamientos y los preceptos de Su Palabra, nosotros también podremos hacer que las cosas salgan bien.

Permíteme mostrarte un ejemplo. Un mandamiento que Dios nos dio es el de amarnos y perdonarnos unos a otros, así como Él nos ha amado y perdonado. Este mandamiento es la clave de nuestra libertad. Si caminamos en el amor que ha sido derramado en nuestro corazón, tendremos gozo cada día. Pero si no caminamos en el mandamiento del amor, ¡cualquiera podrá quitarnos esa alegría y tranquilidad en cualquier momento!

Dios lo sabe. Por eso, Él nos dio ese mandamiento de amor y perdón, pues el amor produce resultados. Sin amor no habrá ningún gozo, y el gozo del Señor es nuestra fortaleza.

Decídase hoy a amar, comenzando por su cónyuge e hijos. Su familia es un tesoro y, como tal, debe valorarlo.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa "Vida Familiar"» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *