Debemos aprender a recibir apropiadamente las críticas

Uno de los errores más comunes que, apenas recibimos una crítica por constructiva que sea, experimentamos desaliento. ¿Debería ser así? Por cierto que no. Le animamos a meditar y aprender con el tema de hoy.

Por Fernando Alexis Jiménez – #RadioBendiciones

¿Cómo reacciona usted cuando su cónyuge, sus hijos o quizá alguien a su alrededor lo critican? Probablemente se enoja, se sienta desmotivado o, tal vez, decide asumir el mutismo como respuesta. Piénselo con detenimiento. A todos nos ha ocurrido. Y, sin duda, algunas de nuestras reacciones, nos llevaron a sentir mal, porque no fuimos sabios.

Cuentan que, durante la Guerra Civil norteamericana, le contaron al presidente Abraham Lincoln, que su secretario de guerra, Edwin Stanton, no solo había cuestionado una disposición presidencial, sino que rehusó llevarla a cabo y le trató de tonto.

¿Cuál fue la respuesta del mandatario? Simplemente dijo: «Si Stanton dijo que soy un tonto, debe ser cierto porque casi siempre tiene razón. Veré si es cierto». Cuando hablaron, Lincoln reconoció que, en efecto, había fallado. No fue orgulloso, por el contrario, demostró sabiduría al no empecinarse en su decisión. Consideró el consejo y cambió de idea.

La Palabra de Dios nos llama a ser reflexivos frente a la crítica.

«El camino del necio es derecho en su opinión; más el que obedece al consejo es sabio».

(Proverbios 12:15)

Es posible que algo que le dijo su pareja o algún de sus hijos o un compañero de trabajo le molesto. No responda con rapidez. Evalúese. Podría aprender de esa situación que, en apariencia, es enojosa. Eso es auténtica sabiduría.

Otro paso de sabiduría es recibir a Jesucristo en el corazón y permitirle que sea Él quien tome el control de nuestro corazón y de nuestro hogar. Es la mejor decisión que podremos tomar. Ábrale hoy las puertas de su corazón.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *