Derribe pensamientos equivocados que le impiden el éxito

Asumir una realidad: fuimos concebidos por Dios para ser bendecidos y alcanzar la plena realización. No fuimos creados para la derrota ni, tampoco, para heredar esa condición a nuestra familia.

Por Fernando Alexis Jiménez – #RadioBendiciones 

Nuestra manera equivocada de pensar nos mantiene encerrados en una nueva cárcel de la que es difícil escapar, a menos –claro está—que tomemos la decisión de salir y permanezcamos en ella.

¿Qué factores contribuyen a esa situación?

Hay varios aspectos, pero permítame citar solamente algunos:

  • Inseguridad
  • Temor
  • Miedo al mañana
  • Indecisión
  • Heridas del alma que persisten

De esta situación se derivan dos consecuencias, igualmente preocupantes y dañinas:

  • Levantamos barreras para el desarrollo personal.
  • Generamos una incidencia negativa en la familia y, de paso, predisponemos a nuestros hijos para la derrota.

Los pensamientos desatan murallas para alcanzar el éxito. Ahora, usted se preguntará cuál es nuestra definición de éxito. Pues bien, desde la perspectiva cristiana es la realización plena a nivel personal, espiritual y familiar.

¿Cómo avanzamos hacia esa realización plena?

El primer paso, sin duda, es erradicar de nuestra existencia los pensamientos de derrota y, con ayuda de Dios, disponernos para el cambio. Eso es esencial. De la mano con ese avance, están las siguientes recomendaciones:

Reconocer que el fundamento de nuestro éxito está en Jesucristo.

Definir metas claras que traigan realización a todas las áreas de nuestra vida.

Asumir una realidad: fuimos concebidos por Dios para ser bendecidos y alcanzar la plena realización. No fuimos creados para la derrota ni, tampoco, para heredar esa condición a nuestra familia.

¿Qué se necesita entonces? Al menos cosas:

  • Depender de Dios
  • Dar pasos de fe

En la Palabra de Dios leemos una poderosa enseñanza del Señor Jesús:

“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.” (Juan 15: 7 | RV 60)

Probablemente vio la película mexicana “Un padre no tan padre”, estrenada a finales del 2016. Si no lo ha hecho, es el día para hacerlo.

Refiere la historia de un hombre encasillado en sus propios patrones de vida que literalmente destruyó a su familia. Ni siquiera sus hijos querían tenerlo a su lado.

¿Cuándo se produjo el cambio? Cuando transformó sus pensamientos y reconoció que, el camino en el que iba, era equivocado. Cambiar con su hijo, su nuera, su nieto y con todos aquellos a quienes había herido, fue el sendero que trajo un nuevo significado a su existencia.

Si aún no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga y, tomado de Su mano, emprenda el maravilloso viaje hacia el cambio y crecimiento personal que tanto anhela y necesita.

Escuche otras transmisiones del Programa «Vida Familiar» con Fernando Alexis Jiménez.

Escucha»Programa «Vida Familiar»» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *