En Dios no hay coincidencias

Nuestro amado Dios y Padre lo tiene todo cuidadosamente planeado desde antes de la creación. Podemos confiar nuestra vida y familia porque Él no improvisa.

«En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.» (Génesis 1: 1, 2, 27 | RV 60)

El 14 de diciembre del 2020 se produjo un fenómeno astronómico extraordinario. Ocurrió al mediodía. Por espacio de 24 minutos la luna pasó frente al sol. Eclipsó el astro mayor durante 120 segundos. Oscuridad en medio de la luz. El fenómeno fue calificado por la Nasa como una coincidencia celestial.

Y lo dijeron los científicos, porque la corona solar fue cubierta por la luna de forma simétrica. El evento que rompe los esquemas fue visible en varias regiones de Suramérica. Un hecho que llama poderosamente la atención.

Ahora bien, cuando vamos a la palabra, encontramos que Dios no improvisa, ni con Él podemos creer que haya coincidencias. Todo lo tiene cuidadosamente programado desde la eternidad. Él tiene un plan para su vida, para su familia, para su generación. Nada escapa a su gobierno desde antes de la creación.

Si siente que algo anda mal en su vida personal y espiritual o en la relación con el cónyuge o los hijos, es tiempo de volver nuestra mirada Él. Pídale su ayuda divina. Él hará algo especial. Lo que necesita es que usted le permita tomar el control de su existencia y ocupar el primer lugar en su familia. El curso de su historia cambiará. Compruébelo. Se sorprenderá y, de paso, podrá emprender una nueva vida.

(C) Fernando Alexis Jiménez – Radio Bendiciones 

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.