Cuando oramos, por más difíciles que parezcan las circunstancias, se generan cambios. Dios lo hace posible. Para Él nada es imposible y, en su caso, desea obrar con poder. Decídase hoy mismo a confiar en Él.

Por Fernando Alexis Jiménez – #RadioBendiciones

Con más frecuencia de lo que quisiéramos, llegamos al extremo de pensar que la crisis que experimentamos es única, que nadie más ha sufrido ni sufrirá como nosotros, y algo más: pensamos que Dios nos ha dejado solos. ¡Estamos equivocados!

A finales del siglo diecinueve, por espacio de cinco años, las langostas arrasaban las plantaciones en Minnesota, en los Estados Unidos. Los granjeros trataban de atraparlas con brea y quemaban sus campos para matar los huevos. Desesperados y al borde de morir de hambre, muchos buscaron tener un día de oración en todo el estado, ansiando buscar juntos la ayuda de Dios. El gobernador accedió, y dedicó el 26 de abril para orar.

Poco tiempo después de la oración colectiva, el clima templado hizo que los huevos revivieran. Pero a los cuatro días, un descenso inesperado de la temperatura, sorprendió y deleitó a todos, ya que el frío helado acabó con las larvas. La gente podría volver a cosechar sus granos.

La oración ha estado detrás de la salvación que Dios trajo a su pueblo durante el reinado de Josafat. Cuando este supo que un gran ejército venía contra ellos, llamó al pueblo a orar y ayunar. Recordaron cómo Dios los había salvado en el pasado. Josafat dijo que si el mal los alcanzaba —“espada de castigo, o pestilencia, o hambre»—, clamarían a Dios, sabiendo que los oiría y salvaría.” (2 Crónicas 20:9).

La oración marca la diferencia. Es esencial para que se produzcan cambios, tal como leemos en Proverbios 3:5-6.

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3:5-6 | RV 60)

Dios rescató entonces a su pueblo, y también nos oye ahora cuando clamamos a Él desesperados. Sea cual sea tu preocupación, preséntasela a Dios en oración. Nada es demasiado difícil para Él.

Si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Es el principio para experimentar una vida de realización plena.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.