Dios es nuestro auxilio

No se desprenda de la mano de Dios. Siga unido a Él, a pesar de que no entienda lo que está ocurriendo. Podemos asegurarle que la tormenta pasará y usted saldrá vencedor.

Por Fernando Alexis Jiménez | #RadioBendiciones

Aun cuando no lo comprendemos, todos los seres humanos enfrentamos momentos difíciles. Simplemente tocan a nuestra puerta cuando menos lo esperamos y, la pregunta invariable, es ¿Por qué a mí? En algunos momentos, podemos sumar un segundo interrogante: ¿Por qué ahora?

Desconozco cuál es su situación personal, espiritual o familiar, pero si el desaliento lo agobia, créame que lo entiendo.

En alguna ocasión un hijo dijo con desaliento a su madre: «No entiendo el plan de Dios. Le entregué toda mi vida. ¡Y me pasa esto!».

La tristeza gobernaba su corazón porque su sueño de triunfar como deportista profesional quedó temporalmente suspendido.  

En la Biblia leemos acerca de Job, de quien dice el autor que era un hombre íntegro (Cf. Job 1:1)

«Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.» (Job 1: 1 | RV 60)

Pues bien, este patriarca de la antigüedad perdió a su familia, sus bienes, pero no su esperanza. Pese a que, aparentemente, tenía todo en contra, siguió confiando en Su Creador. Ese fue el motor principal para salir victorioso en medio de la adversidad, y ser honrado por Dios al ver su fidelidad.

No se desprenda de la mano de Dios. Siga unido a Él, a pesar de que no entienda lo que está ocurriendo. Podemos asegurarle que la tormenta pasará y usted saldrá vencedor.

Si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que tome esa decisión para que le abra Su corazón. Decídase por Él. Transformará su vida personal, espiritual y familiar.

Para ampliar esta enseñanza le invitamos a visitar:

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.