Disfrute de un plan maravilloso para su vida

Piense por un instante que Dios no hizo nada por casualidad. No comete errores. Todo lo tiene cuidadosamente planeado, incluso su existencia. ¡Eso es maravilloso!


Por Fernando Alexis Jiménez | Instagram @RadioBendiciones

Imagine a Dios en el proceso de creación. Lo estaba haciendo todo: el universo con toda su majestuosidad, el fabuloso planeta que habitamos y al género humano. ¿Estaba ocupado? Sin duda, y mucho. No obstante, en su agenda de trabajo, estaba usted. Desde siempre estuvo en sus pensamientos.

En la Biblia leemos:

“Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre. No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado, y entretejido en las profundidades de la tierra. Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.” (Salmo 139: 13, 15, 16 | BLA)

Es maravilloso saber que no somos un accidente de la naturaleza. Estábamos en la mente de Dios cuando estaba formando el mundo. Somos muy importantes para Él.

Cuando miramos las cosas desde esa perspectiva, descartamos factores fortuitos como un accidente cósmico, coincidencia o suerte.

Trae paz a nuestro mundo interior saber que la existencia está inmersa en un plan eterno.

El rey David escribió algo que tiene aplicación a todos nosotros hoy: “Jehová cumplirá su propósito en mí…” (Salmo 138: 8 a | RV 60)

Piense por un instante que Dios no hizo nada por casualidad. No comete errores. Todo lo tiene cuidadosamente planeado, incluso su existencia. ¡Eso es maravilloso!

Si aún no ha recibido a Jesucristo como su único y suficiente Salvador, hoy es el día para hacerlo. Permítale también que gobierne sobre su hogar. Es la mejor decisión que puede tomar.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa «Vida Familiar»» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *