El perdón nos libera

La falta de perdón nos enferma física y espiritualmente. Únicamente el perdón nos hace libres. Estamos llamados a aprender de la experiencia de Christy.

Perdonar libera el alma. Nos permite llegar a nuevos niveles. Experimentamos crecimiento en todos los niveles.

Este principio lo aprendió Christy Ennis. Acumuló resentimiento hacia sus padres ya que siempre la descalificaron, en particular su progenitor. Jamás le expresó amor. Esa sensación amarga la condujo a la promiscuidad.

Por mucho tiempo enfrentó la derrota. Se creía concebida para el fracaso.

Su mayor prueba vino cando su ex esposo, que iba embriagado bajo el influjo de las drogas conduciendo el auto junto con sus hijos, sufrió un aparatoso accidente. Murió el más pequeño de los tres, de tan solo dos años y medio de edad.

Solamente con ayuda de Dios Christy pudo perdonarlo. Hoy reconoce que el dolor en su corazón fue muy grande. Quería odiarlo, pero no podía.

La falta de perdón nos enferma física y espiritualmente. Únicamente el perdón nos hace libres. Estamos llamados a aprender de la experiencia de Christy: No es en nuestras fuerzas sino con ayuda del Señor que podemos hacerlo.

En la Biblia leemos:

«Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.» (Mateo 6: 14, 15 | RV 60)

Decídase a perdonar a quien le ha ofendido. Puede ser a su cónyuge o a alguno de sus hijos.  Quizá a alguien que le rodea.

Perdonar rompe las cadenas y nos permite experimentar una vida renovada. Tome hoy esa importante decisión. Jamás sed arrepentirá de haber dado ese paso.

Si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que le abra las puertas de su corazón. Permítale, además, que gobierne su hogar.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.