Incredulidad

“Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios que habitar donde reside la maldad.” (Salmos 84: 10 | RV 95)

Por Fernando Alexis Jiménez | #RadioBendiciones 

La afirmación fue categórica acompañada de un rostro duro que reflejaba una amalgama de dolor y amargura: “No creo en nada ni en nadie”. Era evidente, entonces, que no le asistía una visión de fe en Dios.

¿Está usted en la misma situación? Desconocemos las razones. Probablemente una desilusión. Quizá otros creyentes no han dado el mejor ejemplo. Sea lo que fuere, usted necesita del Creador.

Cuando no creemos, sencillamente perdemos el norte en nuestra existencia y nos acompaña un vacío permanente.

El autor sagrado en el Salmos 84:2 deja claro que su alma anhelaba estar en la presencia misma de Aquél que todo lo puede.

Cuando el salmista habla sobre “un día en tus atrios”, no se refiere a estar en algún edificio admirando algún tipo de arquitectura religiosa. Está hablando sobre disfrutar la presencia de Dios. Como lo dice en:

“¡Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová! ¡Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo!” (Salmos 84:2 | RV 95)

El Padre es tan bueno que solo un día con Él es mejor que mil en cualquier otro lugar. Estar en el umbral de Su Presencia, es cruzar una frontera maravillosa que marca un antes y un después en su existencia.  

Revise su vida hasta hoy. No solo en lo personal y espiritual, sino en la esfera familiar. Comprobará que su existencia cobra sentido. Decídase hoy por Jesucristo. Es la mejor decisión que podrá tomar.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.