Es tiempo de cambiar en nuestra relación familiar.

Imagine por un instante en lo maravilloso que podría ser trasladarse en el tiempo y encajar en ese momento en el que causamos dolor a nuestro cónyuge, hijos o seres que amamos para subsanar los errores.

Por Fernando Alexis Jiménez

Probablemente alguna vez pudo disfrutar alguno de los episodios de la saga “Volver al futuro”, que estelarizó Michel J. Fox. Se estrenó en 1985 y recaudó 400 millones de dólares en teatros de todo el mundo. Rompió récords y rebasó todos los pronósticos, incluso de quienes creían que sería un fracaso.

El argumento gira en torno a un científico y un adolescente que viajan a través del tiempo, personificando aventuras inverosímiles que, en su conjunto, dejan enseñanzas.

Los creadores, Robert Zemeckis y Bob Cale, estuvieron signados por el fracaso en los comienzos. La historia que propusieron llevar a la pantalla gigante, fue rechazada en 44 ocasiones. Les cerraban las puertas en la cara. Sin embargo, perseveraron hasta que Steven Spielberg les dio la oportunidad. Se convirtieron en un éxito.

CORREGIR ERRORES

Ahora, imagine por un instante en lo maravilloso que podría ser trasladarse en el tiempo, hacia el futuro o el pasado y, en el caso de ir al ayer, encajar en ese momento en el que causamos dolor a nuestro cónyuge, hijos o seres que amamos y con las que interactuamos siempre. Lo más probable es que no incurriríamos en los mismos equívocos que nos han causado dolor y que han provocado profundas heridas emocionales a los seres con quienes interactuamos diariamente.

Quizá no podremos retroceder años, meses, semanas o días. El tiempo es inexorable, avanza hasta convertirse en un pasado que tal vez nos atormenta.

Pese a ello,  podemos corregir desde hoy en adelante, las fallas que se han tornado recurrentes en nuestra forma de pensar y de actuar. ¿De qué manera? Haciendo un alto en el camino y disponiéndonos al cambio, con ayuda de Dios.

TIEMPO DE CAMBIO

En Efesios 5: 16, 17 el apóstol Pablo escribe que es hora de aprovechar bien el tiempo porque los días son malos. Eso incluye, por supuesto, promover cambios en la relación familiar. Ajustarnos al propósito eterno de Dios.

En esa dirección debemos orientarnos. Es el momento oportuno para cambiar. Y hacerlo de manera positiva en la relación con el cónyuge, los hijos y quienes nos rodean.

Cuando lo hacemos, el clima de armonía y realización plena comienza a tomar forma. En nuestras fuerzas será imposible hacerlo, pero si involucramos a Dios y le damos el primer lugar en nuestra existencia, podremos lograrlo.

¡Hoy es el día para cambiar! El primer paso del proceso es abrirle las puertas del corazón al Señor Jesucristo. Recibirlo como nuestro único y suficiente Salvador. De Su mano poderosa, emprendemos el viaje maravilloso hacia el cambio y crecimiento en todas las áreas de nuestra vida, que tanto anhelamos y necesitamos.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *