Dios nos permite encontrar la salida del laberinto

Todas las circunstancias difíciles de la vida pueden resolverse cuando volvemos nuestra mirada a Dios y le permitimos que tome el control. Decídase hoy.

Por Fernando Alexis Jiménez – #RadioBendiciones

Michael Packard creyó que iba a morir. «Dios mío, estoy en la boca de una ballena y está tratando de tragarme. Esto es todo, hasta aquí llegué«, murmuró con desesperación. El buzo y pescador de langostas se percató de que una ballena jorobada se lo había tragado.

Los segundos que permaneció dentro del enorme mamífero, le parecieron una eternidad. “Sentí un gran golpe y todo se oscureció.”, dijo tras explicar que todo ocurrió cuando estaba buceando a unos 13 metros bajo el agua en Cabo Cod, cerca de la costa de Provincetown (Massachusetts), en los Estados Unidos.

Poco después, el cetáceo lo arrojó con fuerza. Solamente sufrió una rodilla dislocada. Explica que Dios le dio una nueva oportunidad de vida.

En el 2019, el submarinista alemán, Rainer Schimpf, tuvo una experiencia similar. Fue engullido y liberado por una ballena en Sudáfrica. «Yo estaba nadando cerca de un banco de peces en la época de pesca de sardina, en marzo. Queríamos fotografiar el momento en el que los cetáceos se alimentan. La ballena me alcanzó, duró dos segundos. Fueron los dos segundos más largos de mi vida.«, narró el buceador en su momento.

Piénselo por un instante. Hay momentos en los que las situaciones de la cotidianidad nos ahogan. Sentimos que nos abandonan las fuerzas. Los problemas no nos permiten avanzar. Es más, hay quien tal vez pensó en el suicidio. Se encontraba, desde su perspectiva, en un laberinto sin salida. Si ese es su caso, hay esperanza.

Volvernos a Dios y dejar de luchar en nuestras fuerzas, es la mejor decisión. El Señor Jesús narró la historia del hijo pródigo. Tras enfrentarse a múltiples fracasos, el joven decidió volver a su padre. Y él lo recibió con los brazos abiertos –Lucas 15:24. De hecho, expresó:

«… Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado”. Así que empezaron a hacer fiesta.» (Lucas 15: 24 | NVI)

Haga un alto en el camino. Hoy es el día para volverse a Dios. Él le mostrará el camino a seguir. Encontrará la puerta para escapar de la encrucijada. Puede ser a nivel personal, espiritual o familiar. Él sabe cómo hacerlo. Decídase hoy. Ábrale las puertas de su corazón. Es la mejor decisión que podrá tomar en toda su historia.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.