Piénselo por un instante. ¿Cuántas veces se prestó usted para murmurar de alguien? Quizá le daño la honra. Y eso no está bien, ni delante de la sociedad, ni delante de Dios. Es tiempo de corregir.

Por Fernando Alexis Jiménez | #RadioBendiciones 

Hay dos elementos que son esenciales como distintivos de toda persona, que constituyen su impronta y marcan todo cuanto hace. El primero es honrar la palabra que comprometen y, en segundo lugar, el derecho a mantener el buen nombre. Esto, por supuesto, va de la mano con el buen testimonio cristiano.

Ahora, si alguien a nuestro alrededor es objeto de comentarios o críticas, usted y yo no podemos prestarnos a dañar su imagen ni a propiciar la difamación, como aprendemos de la Escritura: “…ni contra el inocente admitió cohecho.” (Cf. Salmo 15: 5)

«Quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás.» (Salmo 15: 5 | RV 60)

La Palabra dice que, cuando lo hacemos, honramos a Dios y nos mantenemos en Su presencia.

¿Qué hacer entonces? Guardar silencio. Eso es prudencia, pero, además, una forma de cortar con todo aquello que cause perjuicio a su prójimo. Cuando usted actúa así, testimonia del amor de Cristo en su vida. ¡Hoy es el día para comenzar el proceso de cambio, con ayuda de Dios!

Si aún no ha recibido a Jesús como su Dios y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Permita que Él gobierne sobre su vida y su familia. Es la mejor decisión que puede tomar.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *