Es importante perseverar con ayuda de Dios

Es muy probable que, quienes están a su alrededor, no valoren su proceso de transformación. No permita que nadie ni nada le hagan volver atrás.

Por Fernando Alexis Jiménez || #RadioBendiciones

Si hay algo que produce desaliento es convertirnos en blanco de las críticas cuando, por alguna razón, cometemos un error en el caminar como cristianos.

Probablemente ha vivido esta situación en reiteradas ocasiones. Incurrió en algún equívoco. Agobiado, quiso volver atrás. O tal vez, se estancó en su crecimiento personal, espiritual y familiar.

Ánimo. No debe darse por vencido fácilmente. Prendidos de la mano del Señor Jesucristo, podemos reemprender el camino. Él nos ayuda en cada paso. Es posible que haya avanzado en su proceso de transformación y no se haya percatado de los cambios positivos.

Ante un nutrido grupo de asistentes a una sinagoga de Nazareth, contempló la realidad de que no podemos esperar reconocimiento de quienes están cerca de nosotros (Cf. Lucas 4: 24)

“Y añadió: De cierto os digo, que ningún profeta es acepto en su propia tierra.” (Lucas 4: 24 | RV 60)

Sus palabras encierran una profunda sabiduría. Es muy probable que, quienes están a su alrededor, no valoren su proceso de transformación. No permita que nadie ni nada le hagan volver atrás.

Si hay algo que nos debe alentar, es caminar conforme a la voluntad de Dios. Él nos guiará por el sendero que debemos transitar y que es el espacio donde podemos ejercer una influencia transformadora con nuestros hijos, cónyuge y aquellos con quienes interactuamos diariamente.

Si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que tome esa decisión para que le abra Su corazón. Decídase por Él. Transformará su vida personal, espiritual y familiar.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.