Persevere en su condición de cristiano

Es esencial que, cuando atravesamos por una profunda crisis, volvamos la mirada a Dios. Es el único camino para superarla victoriosamente y volver al primer amor.

Por Fernando Alexis Jiménez –  #RadioBendiciones

¿Alguna vez se ha sentido tentado a renunciar a su vida cristiana y volver a la mundanalidad? Es algo que nos ha ocurrido a todos. En algún momento, nos ha pasado por la mente renunciar a todo y a todos, incluso, a la fe que profesamos en el Señor Jesucristo. Probablemente no una, sino muchas veces.

¿Cuáles son esos factores conducentes al deseo de renunciar?

  • Nos asaltan las dudas
  • Enfrentamos fuertes presiones de amigos, conocidos e, incluso, familiares.
  • La desilusión por alguien o algo, toca a nuestras puertas.

Por supuesto, ni usted ni yo somos los únicos que han enfrentado crisis. Grandes hombres de fe como el evangelista, Billy Graham y el pionero del Ejército de Salvación, Samuel Logan Brengle, confesaron haber enfrentado desiertos prolongados. Crisis profundas.

NUESTROS GRANDES ENEMIGOS

Los cristianos enfrentamos grandes enemigos a los que debemos prestar atención. Entre ellos, podemos mencionar:

  • El perfeccionismo
  • El legalismo
  • Bajos niveles de tolerancia frente a los fracasos

Cuando estos y otros detonantes comienzan a minar nuestra vida espiritual, lo peor que podemos hacer es caer en estas tres redes que nos aseguran la frustración y la derrota:

  • Dejar de orar, que nos permite entrar en intimidad con Dios
  • Dejar de desarrollar la lectura sistemática de la Biblia
  • Dejar de reunirnos con otros creyentes

Probablemente usted ha enfrentado una situación similar. ¿Qué hacer? En primer lugar, un alto en el camino, porque es hora de actuar para corregir lo que está pasando y que puede llevarlo a apartarse definitivamente de la vida cristiana.

VOLVER LA MIRADA A DIOS

Es esencial que, cuando atravesamos por una profunda crisis, volvamos la mirada a Dios. Es el único camino para superarla victoriosamente y volver al primer amor.

Cuando vamos al libro de los hechos leemos:

«Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.» (Hechos 2: 41, 42 | RV 60)

¿Enfrentaron los primeros creyentes dificultades que los pudieron llevar a pensar en renunciar? Por supuesto que sí, pero perseveraban.

En la Biblia leemos que la perseverancia reviste singular importancia, aun cuando haya fuertes pruebas en nuestra vida:

«Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba porque, cuando haya sido probado, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman.» (Santiago 1:12).

Desconocemos cuál sea la situación que esté enfrentando. Pero podemos asegurarle que, si en su corazón está el no dejarse arrastrar por las circunstancias y decide volver la mirada a Dios, obtendrá la victoria. En Él somos más que vencedores. Nos da las fuerzas necesarias para salir adelante. Volverá a la comunión con Dios, que quizá ha perdido.

Si aún no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Permita que Él gobierne su vida y su hogar. Experimentará el maravilloso viaje hacia el cambio y transformación permanentes que tanto anhela.


Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»


Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.