Dios nos ofrece salidas milagrosas a las situaciones difíciles

Nuestro amado Dios y Padre desea bendecirle en todas las áreas, incluyendo la relación familiar. El proceso de transformación que anhelamos y necesitamos, comienza cuando volvemos nuestra mirada a Él.

Por Fernando Alexis Jiménez – #RadioBendiciones

¿Sabía usted que los cuadros de Vincent Willem van Gogh (1853-1890) se venden en el mercado con un precio superior a los cinco millones de dólares? Sorprendente. Pero más sorprendente aún el hecho de que sus obras ganaron renombre mucho años después, mientras que él murió en la miseria.

A este pintor neerlandés se le conoce como el principal exponente del postimpresionismo. Elaboró unos 900 cuadros (entre ellos 43 autorretratos y 148 acuarelas) y realizó más de 1600 dibujos.

Una figura central en su vida fue su hermano menor Theo, curador de arte en París, quien le prestó apoyo financiero de manera continua y desinteresada. La gran amistad entre ellos está documentada en las numerosas cartas que se intercambiaron desde agosto de 1872.

Vincent Willem van Gogh tuvo diversas ocupaciones, entre ellas, la de pastor protestante. En 1879, a la edad de veintiséis años, se fue como misionero a una región minera de Bélgica, donde comenzó a dibujar a la gente de la comunidad local.

Lamentablemente no perseveró en los caminos del Señor. Falleció a los treinta y siete años de edad por una herida de bala. Aún no se sabe con seguridad si fue un suicidio –producto de una enfermedad mental que padecía y que lo inclinaba a ser depresivo–, o un homicidio involuntario. Murió en la pobreza. Le hacían falta las cosas más elementales para sobrevivir.

Cuando miramos su historia, no podemos menos que pensar en el cristiano. Tenemos a un Dios grande y poderoso. Sin embargo, nos ahogamos en los problemas, a nivel personal y familiar y, en muchos casos, caminamos en escasez cuando Él, nuestro amado Padre, nos puede proveer lo que necesitamos.

En la Biblia leemos:

«Exaltado es el SEÑOR, pues mora en lo alto; ha llenado a Sion de derecho y de justicia. El será la seguridad de tus tiempos, abundancia de salvación, sabiduría y conocimiento; el temor del SEÑOR es tu tesoro.» (Isaías 33:5-6 | LBdlA)

Desconocemos cuál sea su situación actual. Lo que sí sabemos es que nuestro amado Dios y Padre desea bendecirle en todas las áreas, incluyendo la relación familiar. El proceso de transformación que anhelamos y necesitamos, comienza cuando volvemos nuestra mirada a Él.

Si no ha recibido a Jesucristo como su único y suficiente Salvador, hoy es el día para que lo haga. Prendidos de Su mano iniciamos el maravilloso viaje hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar, que tanto anhela y necesita con urgencia.

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *