Dios desea bendecirnos

Si Dios es quien gobierna nuestro núcleo familiar y nos dejamos guiar por Su sabiduría, iremos de victoria en victoria, cualquiera sea la circunstancia que enfrentemos cada día.

Por Fernando Alexis Jiménez | #RadioBendiciones

¿Anhela recibir bendiciones de Dios y que, a su vez, sean bendecidos su cónyuge e hijos? Sin duda es un deseo en el que todos nos identificamos.

¿Por qué creerlo? Porque tenemos de parte del Padre una promesa que involucra a todo nuestro entorno en el hogar, y está contenida en la Palabra:

«Jehová es mi pastor; nada me faltará.!» (Salmo 23: 1 | RV 6)

El texto, aunque breve, marca dos momentos:

  • Dios debe ocupar el primer lugar
  • Nada me faltará, porque Él provee.

Si Él es quien gobierna nuestro núcleo familiar y nos dejamos guiar por Su sabiduría, iremos de victoria en victoria, cualquiera sea la circunstancia que enfrentemos cada día.

FIDELIDAD A DIOS Y BENDICIONES

La fidelidad a Dios tiene su recompensa:

«Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.» (Salmo 23: 6)

Jamás podemos perder de vista una realidad: Dios es nuestro Proveedor, pero también nuestro Guardador. Las Escrituras lo reafirman cuando leemos:

«El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.» (Salmo 91: 1)

Es claro, entonces, que Él nos guardará y, además, dará larga vida a nuestra familiar y a nuestra generación:

En el mismo Salmo leemos que a quien es fiel a Dios “Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.» (verso 16)

¿Comprende ahora por qué deberíamos confiar? Si no lo hemos hecho, es hora de hacer un alto en el camino e imprimir cambios.

CONCEBIDOS PARA SER BENDECIDOS

Usted y yo fuimos concebidos para ser bendecidos. Y con nosotros, nuestra familia. La victoria nos acompaña en la medida en que dependamos de Dios en todo momento, como dice el Salmo 121:

«Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.» (vv. 1, 2)

Hay otro aspecto maravilloso y alentador que nos enseña el libro de los triunfadores que es la Biblia: Dios está atento a nuestras necesidades:

“He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.” (Salmo 91:4)

¿Cuál es el secreto entonces? Enfocarnos en nuestro Supremo Hacedor en todo momento. Darle el primer lugar en nuestra vida y en el seno de nuestro hogar.

El Señor Jesús lo expresó con sencillas palabras que aplican a nuestro tiempo:

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.» (Mateo 6: 33)

Hoy es el día para volver la mirada a nuestro Creador. El primer paso es rendirle nuestro corazón a Jesucristo y recibirlo como nuestro único y suficiente Salvador. Prendidos de Su mano iniciamos el maravilloso viaje hacia el cambio y crecimiento personal que no solo anhelamos, sino que necesitamos.

Para ampliar este tema, le invitamos a visitar:

Escuche las transmisiones del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Radio Bendiciones» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.