Debemos de dejar de señalar a otras personas

No podemos seguir señalando a los demás, evadiendo nuestro grado de responsabilidad. Desdice mucho de nuestra condición de cristianos.

Por Fernando Alexis Jiménez – #RadioBendiciones

¿Sabe usted cuál es la vaca más famosa de la historia? Una común y corriente que pertenecía a una granjera de apellido O´Leary. Ahora, ¿por qué se hizo famosa? Porque al mamífero se le atribuyó el gran incendio de Chicago en 1871, que dejó sin vivienda a una tercera parte de sus habitantes. El fuego arrasó las estructuras de madera durante tres días y dejó un saldo de 300 víctimas humanas.

Alguien dijo que el animal desencadenó la conflagración al golpear una lámpara en un establo. Por muchos años, se creyó así. Sin embargo, 126 años después, tras otras investigaciones, el Comité de Policía y Bomberos exoneró a la vaca y a sus dueños. Según los expertos, se debió investigar a un vecino. Habría sido el causante de la tragedia, sin medir el alcance de sus acciones.

Una de las inclinaciones comunes del ser humano es a señalar y juzgar a los demás. Buscar a los culpables. Atribuir a otros el origen de los errores. Es un tremendo error. Evidencia que no amamos al prójimo y, de paso, que, en la mayoría de los casos, eludimos responsabilidades.

El Señor Jesús lo dejó muy claro en Mateo 7:1-5.

«No juzguéis, para que no seáis juzgados.  Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán a medir. Y ¿por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu ojo? O ¿cómo dirás a tu hermano: ¿Espera, echaré de tu ojo la mota, y he aquí la viga en tu ojo? ¡Hipócrita! echa primero la viga de tu ojo, y entonces mirarás en echar la mota del ojo de tu hermano.»(Mateo 7:1-5 | RVA)

Es hora de hacer un alto en el camino. Reevaluar nuestra actitud y disponernos al cambio, con ayuda del Señor Jesucristo. No podemos seguir señalando a los demás, evadiendo nuestro grado de responsabilidad. Desdice mucho de nuestra condición de cristianos. Hiere a las personas que amamos, comenzando con nuestro cónyuge e hijos.

A propósito, ¿ya recibió a Jesús como su Señor y Salvador? Hoy es el día para que lo haga. Permita que Él reine en su vida y en su familia. Es la mejor decisión que podemos tomar.

Escuche las transmisiones diarias del Programa «Vida Familiar»

Escucha»Programa Vida Familiar» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.