Dios nos permite vencer los desiertos

Todos enfrentamos desiertos y tentaciones en la vida. Son inevitables. Tocan a nuestra puerta en cualquier momento. La estrategia para vencer, radica en mantenernos asidos de la mano de nuestro poderoso Dios.

Por Fernando Alexis Jiménez || #RadioBendiciones

En la Biblia leemos que, al término del período de tentaciones en el desierto, el Señor Jesús “Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.” (Lucas 4: 13 | RV 60)

Las tentaciones y desiertos no concluyen. Son inevitables y las experimentamos a lo largo de nuestra vida.  De ahí que, para superar victoriosamente los períodos de soledad, desaliento y dolor, es necesario mantenernos prendidos de la mano de Dios.

¿Enfrente dificultades con su pareja? Ore a Dios. ¿Tiene tropiezos en la relación con sus hijos? Clame a Dios. ¿Hay problemas con las personas con quienes interactúa? Vuelva la mirada a Dios en oración.

En cualquier circunstancia adversa, el común denominador en la búsqueda de soluciones, es la oración. Es nuestra estrategia para vencer y dar siempre pasos de victoria.

Cuando oramos, desde el mundo físico, provocamos una reacción poderosa en la dimensión espiritual. Dios responde. Es al Señor y a nadie más quien puede cambiar el curso de nuestra historia.

No se atormente ni angustie cuando los desiertos toquen a su puerta. Por el contrario, préndase de la mano de Dios. Si lo hace, podrá estar preparado para enfrentar cualquier situación conflictiva. Jamás pierda de vista el hecho de que usted fue concebido para vencer con ayuda de Dios.  

Si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que tome esa decisión para que le abra Su corazón. Decídase por Él. Transformará su vida personal, espiritual y familiar.

Para ampliar este tema, le invitamos a leer:

Escuche las transmisiones diarias del Programa “Vida Familiar”

Escucha»Programa «Vida Familiar»» en Spreaker.

Por #RadioBendiciones

Podcast y Artículos del realizador Fernando Alexis Jiménez, con principios sencillos pero eficaces para desarrollar el crecimiento personal, espiritual y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.